Archivos Mensuales: marzo 2014

Me encata (I’m lovin’ it)


Stian Ytterdahl es un joven de 18 años que vive en Noruega y esta semana se hizo famoso por hacerse uno de los peores tatuajes del mundo, si es que no gana el primer lugar. Pues el lunes pasado cuando estaba comiendo en McDonald’s con sus amigos, cuando estos decidieron castigarlo porque se había convertido en el “tumba locas” del grupo y por eso debía pagar. Para ello, le dieron dos opciones: tatuarse una Barbie en el trasero o tatuarse el recibo de lo que acababa de comer en McDonald’s en el brazo.

Foto: Tomada de la cuenta de Facebook de Sabelink Tattoo

Foto: Tomada de la cuenta de Facebook de Sabelink Tattoo

Lo peor de todo no es el castigo que propusieron sus amigos, sino que Ytterdahl aceptó el reto y decidió tatuarse la factura con todo lo que pidió ese día, incluyendo las adiciones y los precios. Según explica el diario noruego Romereskes Blad, el tatuador de este insólito diseño afirmó en su cuenta de Facebook que este era el tatuaje más raro que le habían pedido hacer en toda su carrera.

Así mismo el joven dijo con un poco de orgullo sobre su tatuaje que “es chistoso pensar que tengo un tatuaje que nadie más en el mundo ha visto antes. Incluso la hora y la fecha están en mi brazo”. Y sí, tal vez sea el único en tener un tatuaje como ese, pero ¡a quién más se le ocurre tatuarse la factura de su pedido de McDonald’s!

El diario europeo también cuenta que el tatuador -quien trabaja en Sabelink Tattoo-, le dijo a Stian que se tatuara en el otro brazo la factura del tatuaje que se acaba de hacer y que se lo hacía gratis. Al parecer, éste aceptó la propuesta.

Por más inverosímil que todo esto parezca, Stian Ytterdahl está contento con su tatuaje. Además, en menos de una semana varios medios y canales de televisión lo han estado buscando para que le cuente al mundo que fue lo que se comió.

Foto: Romereskes Blad

Foto: Romereskes Blad

 

Buena mar y buenos vientos: una carta a mis amigos


Muchos de los tatuajes que nos hacemos son en honor a alguien, para conservar un recuerdo de un ser querido, para manifestar una forma de pensar, porque algo nos gustaba o porque esos diseños nos ayudan a sentirnos mejor.

barco

Y de este último tipo, es mi último tatuaje. No me lo hice por nadie ni para nadie. O bueno, tal vez sí: me lo hice para mí. No era mi mejor momento y quería algo que representará eso, algo que mirará y me hiciera recordar que con ganas y actitud se sale adelante y se consigue lo que uno quiere. En definitiva era un tatuaje para tener mejores días y estar más tranquilo conmigo mismo.

Pero nada de eso hubiera sido posible si no fuera por mis amigos que me rodearon y me acompañaron todo el tiempo, aunque yo por muchos años no lo hice. No tengo que decir sus nombres, pues ellos saben perfectamente quiénes son. A algunos de ellos los conozco desde que éramos niños, y aunque por unos años no estuve tan cerca de ellos como debería haberlo hecho, no me dieron la espalda. A otros los conocí en la universidad y aunque no estudiamos juntos o no éramos del mismo semestre siempre dijeron presente. A otros solo los he visto una vez en mi vida, pero eso ha sido suficiente para demostrarme que no es necesario verse todos los días para ser un gran amigo y que la distancia muchas veces tampoco importa. A otros no los escogí como amigos, simplemente me tocó tenerlos como hermanos, pero nadie mejor que ellos para cumplir ese papel.

Por eso y mucho más, GRACIAS

Primer Museo de Tatuaje Mexicano


“Los tatuajes son mi vida. Si tu piel también cuenta una historia, sabrás a lo que me refiero” dijo alguna vez Carey Hart, esposo de la cantante Pink y dueño del estudio de tatuajes Hart & Huntington Tattoo en Estados Unidos. Y su frase tiene gran relevancia porque los tatuajes que llevamos en nuestro cuerpo no solo cuentan nuestra propia historia sino que también pueden contar la historia de un país, de una sociedad, de una civilización.

Foto: Página Oficial de Facebook Museo de Tatuaje Mexicano

Foto: Página Oficial de Facebook Museo de Tatuaje Mexicano

Y aunque para muchos, hoy en día el tatuaje es una moda y no una expresión artística o social es muy bueno saber que en México y específicamente en D.F fue inaugurado ayer 6 de marzo el primer Museo de Tatuaje Mexicano. Ubicado en  Insurgentes Sur, número 221 (Colonia Roma) este nuevo museo busca mostrar y enseñar la historia y la cultura que hay detrás del tatuaje.

Quienes visiten el lugar podrán encontrar una colección de más de 25 años que reúne parte de la cultura del tatuaje nacional e internacional, además de asistir a diferentes seminarios y proyecciones que dan cuenta de la historia del tatuaje. Gran parte del material que será expuesto como revistas, libros herramientas de trabajo y obras de arte fueron donados por tatuadores mexicanos.

Adicional al gran valor cultural que tiene el lugar, es bien importante que el público aprenda que el tatuaje es una practica casi tan antigua como la humanidad y que no todos los que llevan tatuajes en su piel son criminales o prostitutas. De una u otra forma, este museo ayudará a cambiar la concepción del tatuaje que se tienen en muchos lugares del mundo.

Para más información, pueden entrar a la cuenta oficial del museo en Facebook

Bad Ink: nuevo programa de tv sobre tatuajes


Foto: A&E

Foto: A&E

Hoy a las 9 de la noche por A&E se estrena la serie Bad Ink: borrón y cuenta nueva. Conducido por el tatuador (experto en coberturas)  Dirk Vermin y su amigo Rob Rockus, la nueva serie está basada en las historias de aquellos tatuajes que son un error permanente en la piel de los habitantes y turistas de Las Vegas (la capital de los errores). Ambos, buscarán esos tatuajes que son demasiados feos o a aquellas personas que se arrepienten de sus diseños para solucionarles el problema con un nuevo tatuaje.

El primer capítulo, llamado “Una damisela y un nerd en aprietos” trata sobre Jacqui, una mujer que se arrepiente de una decisión que tomó durante la celebración de su cumpleaños, pero que por suerte Vermin podrá solucionar, según explica la página web de la serie. Durante el capitulo de estreno también se podrá ver el caso de un hombre que lleva su corazón en su muslo y pide que sea cambiado. Al momento de tatuárselo, fue con la (fallida) intención de mostrar su amor. El problema, es que está poniendo en peligro su nueva relación.

Foto: A&E

Foto: A&E

Si quieren saber más detalles del programa, entren aquí

A %d blogueros les gusta esto: