Archivo del sitio

Los peores retratos


Hacerse un tatuaje, sin importar el diseño que se haga y la razón por la cual se haga, es algo que no se debe tomar a la ligera. O al menos, no el lugar y el tatuador al cual se acuden para hacerse dicho diseño.

Por: Ricardo Durán Vergara/ @ricardoduranv

Ahora, sí está pensando en hacerse un retrato de esa persona que tanto ama o del ser querido que perdió, le recomiendo que busque muy bien al artista adecuado para este tipo de trabajos. No todos los tatuadores son los indicados para hacer un retrato bien hecho y que en realidad se vea como es la persona en realidad.

Por eso, no dude en invertir un buen tiempo investigando quién es el más adecuado para ese diseño que tanto y quiere y no dude pagar una buena cantidad de dinero, claro, a menos que quiera tener un monstruo en su brazo y no a su hija.

Vea algunos ejemplos, de personas que no hicieron bien su tarea y prefirieron ir a donde un tatuador que no era costoso.
Si me preguntan, yo recomiendo, en Bogotá Colombia, a Orlando Bossiski de Dr Calavera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si le gustó este post, no olvide en compartirlo con sus amigos 🙂

Los tatuajes y los videojuegos comparten más de lo que uno cree


Es común ver que los gamers trasladen sus gustos personales al mundo de los videojuegos, entonces los amantes de los deportes buscan diversión con Fifa , NFL Pro PES; y quienes disfrutan de la acción y descargan títulos de FPS como Modern Combat o Call of duty y hay otros que disfrutan más de juegos como Assassin’s Creed y así.

Assassin's Creed tattoo

Con los tatuajes también pasa algo muy similar. Pues estos, al igual que los videojuegos, son un estilo de vida y aunque no son socialmente aceptados en algunos lugares, tienen bastante para compartir con muchos juegos.

Juegos con tatuajes

Algunos no solo se caracterizan por sus excelentes historias, sus gráficos, velocidad y realidad, sino también porque algunos de sus personajes se visten de manera peculiar incluyendo varios tatuajes.

goldberg-triple-h-y-eve-torre-como-personajes-del-videojuego-e2809cgod-of-ware2809d-wrestlinggaam100En los juegos en donde aparecen más protagonistas tatuados, es en los títulos de acción y que por lo general incluyen a personajes que deben manipular armas, combatir enemigos y sobrevivir a un sinfín de obstáculos.  Así sucede con los diferentes videojuegos como Grand Thef Auto, Gangstar Rio: City of Saint, 9mm, God of War, Príncipe de Persia y muchos más.

Si algo tienen en común todos los personajes que usan tatuajes en su cuerpo, es que la mayoría de diseños son figuras representativas del bando al que pertenecen, tribales y textos en tonos de negros y grises.

Por otro lado, hay juegos como Fifa 13 en el cual la similitud de los jugadores llega a ser tan real que los diseñadores incluyen total cantidad de detalles como los tatuajes. Razón por la cual se copian los tatuajes de David Beckham, Prince Boateng o Ezequiel Lavezzi.

Tatuajes Sobre Juegos

También existen las personas que deciden plasmar en su cuerpo, figuras y diseños de aspectos de su vida que les perecen importantes o que simplemente quieren llevar de por vida en su piel porque les gusta o les trae un recuerdo.Mario Bross

Por eso hay quienes se han tatuado sus juegos favoritos incluyendo todas sus características, o quienes llevan tatuajes de sus personajes preferidos. Aquí algunos de los más característicos:

  • Personajes como Mario Bross o Sonic tienen un sinfín de historias y tatuajes por todo el mundo, en personas de diferentes edades y distinto sexo.
  • Otro gran diseño es de aquellos juegos que nos regresan en el tiempo como ocurre con títulos como Mortal Kombat o Contra. Obviamente sus tatuajes no pueden faltar aquí.
  • Los tatuajes sobre superhéroes como Batman, Spider-Man o IronMan no pueden faltar en este especial de tatuajes y  videojuegos, ya que son estos los que más se tatúan las personas.

Si te gusta este post, no dudes en compartirlo con tus amigos 🙂

The Ink Master Interview


El blog Tatto Artist Magazine presenta una entrevista en exclusiva con el presentador y los jurados de Ink Master, serie de televisión que inicia su segunda temporada y que busca encontrar al ganador de 10 tatuadores.

Su presentador es el tatuado guitarrista de Jane´s Addiction, Dave Navarro. Los jurados son Oliver Peck (tatuador y ex-esposo de Kat Von D) y Chris Nuñez, tatuador de Miami Ink.

The Inkmaster Interview – Tattoo Artist Magazine from Richard Kennedy on Vimeo.

Infografía sobre tatuajes y piercings


Por: Ricardo Durán Vergara/ @ricardoduranv

Datos curiosos, interesantes y algunas razones sobre tatuajes


Por: Kcatoto (http://visual.ly/users/kcatoto)

Esta infografía muestra dónde las personas se hacen tatuajes, datos interesantes y curiosos, los diseños más populares, y las tres razones más comunes por las cuales las personan se arrepienten de tener tatuajes.

Browse more infographics.

Siempre conmigo, Ma!


Por: Dani_Belmont

Siempre me han encantado las tatuajes y desde hace mucho supe que me iba a tatuar, pero siempre pensando que el primero debía ser importante. Tanto así, que duré como tres años decidiendo en qué sitio me lo iba a hacer. Pues no es fácil confiar en un desconocido y más cuando te va a hacer el retrato de tu mamá.

Compartí casi 10 años de mi vida con mi mamá, muy poco pero fue lo que me tocó. Así que un 31 de julio, fecha en que ella cumplía años, me tatúe en su honor y de esta forma tenerla siempre a mi lado, para que estuvieramos toda la vida, como debía ser para mí.

Menos mal confié en el tipo en que debía, y le agradezco que le haya dejado igual de hermosa. Todo gracias a Bossiski de Dr Calavera.

Te amo Ma, y siempre estás conmigo, no solo en mi corazón!

 

Foto: Cortesía de @Dani_Belmont

*Si ud quiere contar su historia me puede escribir a @ricardoduranv ó ricardo.duranv@gmail.com

Retrato de mamá


Por: Albert_ok

Tengo 2 tatuajes y desde que me hice el primero, supe que vendrían más. El primer tattoo que me hice, fue un dolor de cabeza para mi familia.  Fue hace 3 años y al principio solo me quería hacer un Mom  en el brazo, de tal modo que al revés se leyera Wow.

Pero me pareció una idea estúpida, así que le conté a mi mamá que me iba a hacer su retrato. No sé por qué, pero ella creyó que el tatuaje iba a ser del mismo tamaño de la foto original. Al final, mi mamá no me quiso acompañar, pero aún así me tatué y fue la sensación de dolor más placentera que he sentido en mi vida. En ese momento comprendí que después de uno vienen dos.

Cuando llegué a la casa, me sentí como la escoria de la familia, no me hablaron por un mes y mucho menos que me iban a dar dinero. “Se lo va a gastar en pendejadas y rayándose el cuerpo”, decían.

El año pasado me hice otro tatuaje en la pierna y tardé un año en contarle a mi familia. Finalmente, cuando les dije creí que la situación iba a ser similar a la anterior, y para mi sorpresa fue todo lo contrario, lo único que dijeron fue: “tienes que cuidártelos”.

 

Cicatrices que escoges mostrar


Por: @PepitaPixel

Los tatuajes me resultan un tema feliz, pero a la vez es uno de esos ejercicios que incluyen mirar atrás, en retrospectiva. Para mí, los tatuajes son cicatrices que escoges mostrar, marcas de heridas que no se ven, parafraseando a la rubia esa que comparte mi afición por la piel rayada con tinta permanente.
Mis tatuajes son un recordatorio, una pared rayada, una mancha en la alfombra pero una mancha bonita, de esas que no te dan ganas de limpiar. Mis tatuajes son contratos, en cada uno me ligué a algo y en el mejor de los casos a alguien, por fortuna mi único alguien es Dios.
Mi primer tatuaje fue mi regalo de 18, quería marcarme, quería ser de alguien y escogí ser de ÉL. Me estrellé, literalmente, me tatué una estrella naval, de esas que usan en la marina. No me dolió, estaba concentrada en el placer que me produjo disfrutar del ardor. De esa sensación nueva que sería de ahí en adelante una de mis mas amadas experiencias, doler por amor.
Con el segundo me puse la soga al cuello, me escribí grande y dónde todos pudieran verlo, un versículo de la Biblia: Isaías 41:10 “No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desanimes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas siempre y no te dejaré nunca; te sostendré con mi mano derecha victoriosa”.

Hay otro tatuaje que durante meses no pude mirar. Me dolía y entonces lo omití, como si así desapareciera. Pero ahora no solo lo miro sino que también lo disfruto. Es una llave, la de mi corazón, esa que solo le sería entregada a mi último hombre, a mi primer amor. Nos tatuamos los dos y hoy somos marido y mujer. Valió la pena tener en mi piel escrito: “Esperaré por ti en Dios” porque funcionó, milagrosamente, funcionó. Este tatuaje lo tengo debajo de mis pechos, me roza las costillas y me dolió mucho.
Después vino otro tatuaje que me dio felicidad, me hizo sentir mujer. Fue en Buenos Aires, Argentina con Piraña, uno de los artistas mas prodigiosos del tatuaje en LA, y me hice una marinera Old School. La escogí porque hay que ser valiente para enfrentarse al mar, para no dejarse amedrentar por la tormenta. Y eso era lo que quería de mi en ese entonces, valentía para sobreponerme y para cambiar.
Hay otro que está en un lugar más visible, un poco arriba de mis muñecas. También tiene a un alguien, un alguien hoy ausente. De ese tatuaje entendí que no tienes control sobre los que llegan y mucho menos sobre los que se van. 
Cada uno es una catarsis, una transformación. En cada uno soy una mujer nueva y distinta, en unos soy Natalia y en otros Paula y así.
Fotos: Cortesía @PepitaPixel
*Si ud quiere contar su historia me puede escribir a @ricardoduranv ó ricardo.duranv@gmail.com incluyendo una foto y su cuenta de twitter si la tiene

Ave Fénix


Por: @SergioIchiari

Mi primer y único tatuaje me lo hice cuando estaba en el colegio. Fue después de cumplir los 18 años, y podría considerarlo como mi primer acto de rebeldía, porque a pesar de no contar con la aprobación de mi papá, le conté que me lo iba a hacer, y aunque no me apoyó, respetó mi decisión.

El tatuaje es un Fénix, animal que representa que por mal que uno esté, siempre puede renacer de las cenizas. Más que la belleza del mítico animal, lo que siempre me gustó y siempre me ha gustado es la simbología que representa. Alguien alguna vez  me dijo que el éxito es cuan alto rebotamos después de haber tocado el fondo, y eso es exactamente lo que representa el Fénix.

Eduardo, mi mejor amigo, me recomendó ir al sitio donde él se había hecho un piercing en la ceja. Fuimos y el tatuador,  me aseguró que todo el proceso que él manejaba era limpio, y sus precios me parecieron justos, por lo que no dudé en agendarme.

Volví el día de la cita y todo el proceso se demoró cerca de una hora, tal vez un poco más. La verdad no sentí tanto dolor, y además el dolor que uno siente es muy diferente a cualquier cosa. El tatuador me explicó que al final la piel se ponía más sensible entonces era probable que me doliera más, lo cual sucedió.

Desde ese entonces soy muy feliz con mi tatuaje y no me arrepiento para nada, aunque sí me hace falta retocarlo. Después de ese día y de mostrárselo a mis compañeros de curso, varia gente del colegio se empezó a tatuar, pero en los historiales siempre quedará que yo fui el primero de la promoción, y el resto, incluido el autor de este blog, son simplemente imitaciones jajaja.

Foto: Cortesía @SergioIchiari

*Si ud quiere publicar su historia me puede escribir a @ricardoduranv ó ricardo.duranv@gmail.com incluyendo su foto y su cuenta de twitter si tiene

 

“I´d rather be flying”


Por: @marialezaca

Mi primera experiencia con tatuajes fue a los 13 años. Mi hermano (de 14 años en ese momento) quería tener uno y como mis papás nunca lo iban a dejar yo se lo hice. Armada de tinta china roja, verde y negra, aguja e hilo le hice en el antebrazo izquierdo un hongo que él había dibujado y que años después se lo retocó. Hoy tiene todos los brazos tatuados.
La segunda experiencia, y propia, es una frase que reposa en mi antebrazo derecho: “I’d rather be flying” . Muchos años tardé para decidir que ese era el tatuaje que tendría para siempre en mi cuerpo. En definitiva debía ser algo que marcara un momento de mi vida como la cicatriz de las cesáreas, la estría que me dejó el piercing que tuve de adolescente en el ombligo, o la cicatriz de mi cachete izquierdo hecha por un cachorro en mi infancia..

Después de un matrimonio, que duró más de lo que debió haber sido y una horrible separación, vi esa frase en un aeropuerto de aviones pequeños. Aunque es una frase de pilotos,  para mi representaba la persona que volví a ser luego de superar una dura etapa de mi vida, donde volví a tener mis alas propias, y de esa manera decidí que esa iba a ser mi cicatriz escogida.

Un sábado en la tarde fui con mi hermano a donde “el gato” su tatuador y en un par de horas después ya tenía mi tatuaje, con el cual hoy soy más yo, pues  mis cicatrices son lo que he vivido, son el mapa de lo que he recorrido y mi tatuaje es una de ellas.

Foto: Cortesía de @marialezaca

*Si ud quiere contar su historia me puede escribir a @ricardoduranv ó ricardo.duranv@gmail.com incluyendo su foto y su cuenta de twitter si tiene.

A %d blogueros les gusta esto: