Demandan al Distrito de Barranquilla por no ejercer controles en sitios de tatuajes


Desde este blog, he insistido varias veces con lo peligroso que puede resultar hacerse un tatuaje o una perforación en tiendas no autorizadas. Se ha recomendado en que averigüen bien antes de someterse a cualquier modificación del cuerpo (eso es básicamente un tatuaje o un piercing) sobre el artista y el lugar al que acuden. Si bien esta no es la regla, todavía existen tiendas clandestinas que no tienen autorización ni las condiciones de asepcia necesarias y con agujas o tintas contaminadas.

Por: Caracol.com.co

Por no ejercer la debida vigilancia y control sobre los negocios clandestinos de colocación de tatuajes, dos jueces de paz presentaron una denuncia contra la Secretaría de Salud del distrito de Barranquilla, en representación del joven John David Vargas Escorcia, quien dice haberse contagiado de VIH al colocarse un pircing en la lengua, en un sitio al sur de la capital del Atlántico.

De acuerdo con la versión suministrada por Jairo González, uno de los jueces de paz que asumió la investigación hubo negligencia del distrito en este caso.

Los familiares de John David Vargas, entregaron a los jueces de Paz Jairo González y Miguel Flórez, toda la información relacionada con el proceso, que se remonta a una situación ocurrida hace dos años y medio.

El joven y varios amigos acudieron a un sitio en el sector del parque Los Pitufos, del barrio la Ciudadela, en donde procedieron a colocarse elementos en sus cuerpos, especialmente la lengua y las cejas.

Se advirtió que este tipo de procedimientos son altamente peligrosos si no se realizan en establecimientos debidamente autorizados, que deben tener sus permisos oficiales y sometimiento a control de la Secretaría de Salud del distrito.

Hace seis meses John David Vargas Escorcia fue diagnosticado con el VIH y se encuentra reducido a una cama en estado terminal, esperando el momento fatal.

Preocupa a los familiares que no se ha podido establecer exactamente el lugar en el que ocurrieron los hechos, ya que el joven no recuerda la casa en la que ocurrieron las perforaciones y se teme por la salud del resto de jóvenes que acompañaron a John en su aventura, ya que éste perdió contacto con ellos.

Además de la denuncia contra los funcionarios se impetró una demanda de restablecimiento de derechos al considerar que al joven John David Vargas no se le ha prestado la atención oficial que en materia de salud requieren estos casos.

Vea la publicación original aquí

Publicado el 15 de septiembre de 2012 en Lo que debe saber sobre tatuajes, Noticias y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: