Cómo se hace un tatuaje


No todas las experiencias y las sensaciones son las mismas.  Todo depende de la persona y del artista que lo tatúa, pero el proceso SÍ se basa en lo mismo.

Por: Ricardo Durán Vergara / @ricardoduranv

Antes de pensar en qué estudio hacerse el tatuaje y con qué artista, es indispensable estar seguro de lo que se va a hacer. Pues no se puede olvidar que un tatuaje es para toda la vida, y esto no es un detalle menor. Aunque existen personas que sí se toman los tatuajes con ligereza, en especial cuando la persona ya tiene un buen porcentaje del cuerpo tatuado, yo recomiendo que sí sea algo bien pensado. En especial si es su primer tatuaje.

Esta publicación expone los diferentes pasos básicos por los que pasa uno a la hora de tatuarse. Todo esto desde mi experiencia y siendo tatuado por Orlando Melo (Bossiski) de Dr Calavera Tattoo. Aclaro que estos pasos son únicamente de la creación del tatuaje y no incluyen los diferentes procedimientos que se realizan al interior de un estudio para preparar todo (agujas, maquinas, camillas, tintas, etc).

1. Hacer el diseño.

Escoger un buen estudio y el artista que a cada uno le gusta, puede marcar
la diferencia en cada tatuaje. El hecho de que exista una buena tienda de tatuajes
no quiere decir que todos los tatuadores que trabajan ahí sean iguales. Pues cada
uno tiene su propio estilo. Por eso es fundamental a la hora de hacerse un tatuaje,
pensar qué artista es el que mejor se adapta al tatuaje que uno quiere.

Lo primero que el tatuador hace -una vez escogido el estudio para tatuarse, el artista y el diseño-, es calcar o dibujar eso que el cliente quiere tatuarse.  Este paso puede tardar poco o bastante tiempo, según el tamaño y la complejidad del tatuaje.

2. Se hace la plantilla.

Una vez decidido el tamaño del tatuaje, se procede a hacer la plantilla sobre el cuerpo. Hay dos manerasde realizar dicha plantilla sobre la piel de la persona. Una de ellas es pasar el dibujo sobre una maquina de tinta especial y después se pega en el cuerpo.

La otra manera, la clásica, es coger el dibujo y ponerlo directamente sobre la zona del cuerpo donde se va a tatuar. Sin utilizar ninguna maquina, del papel directamente a la piel.  En otros casos, cuando el tatuaje es demasiado grande, lo que se hace es que se dibuja el diseño directamente sobre el cuerpo del cliente sin usar ninguna plantilla. Esta técnica se llama free hand o dibujo a mano alzada.

3. La hora de empezar a tatuar.

Aquí es lo mismo que calcar un dibujo sobre papel mantequilla. La diferencia, es que el tatuador usa tú piel como el papel mantequilla y va tatuando sobre la plantilla dibujada en el cuerpo. Pero básicamente funciona igual. Aquí cualquier error es fatal, por eso insisto en el tema de buscar bien un buen lugar y un buen tatuador.

Lo primero que se empieza a tatuar son las líneas, es decir, el croquis del tatuaje. Esta es la parte menos dolorosa, ya que el relleno de los colores duele más, pues se utilizan mayor número de agujas y se pasa varías veces por la misma parte. Sin embargo, en los primeros 20 minutos duele un poco más, mientras la piel se va acostumbrando.

Todo esto del dolor no es igual en todas las personas. Depende del umbral de resistencia y de la zona que se tatúa. A unos nos duele más que a otros.

4. A colorear.

Preparados los colores que se necesitan y listas las nuevas agujas, el artista empieza a ponerle color al tatuaje. No todos los tatuajes llevan color, eso depende del gusto de cada uno. Hay personas que les gusta todo a color y existen a quienes solo le gustan los tatuajes en grises.

Es normal que durante el proceso del color se presente un poco de sangrado. Esto no va a manchar el tatuaje ni tampoco quiere decir que el artista lo esté haciendo mal. Es una reacción normal de la piel. No se puede olvidar que un tatuaje  se hace mediante una aguja que penetra la piel e inyecta tinta en el área que se ha decidido tatuar.

El motivo por el que los tatuajes duran para toda la vida y por la que también sangran, es por que dicha penetración de la tinta es profunda. Pues se está introduciendo en la dermis la cual es la segunda capa de la piel y a eso se debe su permanencia.

5. Casi listo.

Una vez terminado el tatuaje, se aplica un poco de vaselina y se tapa. A partir de aquí deben iniciar los cuidados para tener una buena cicatrización y no dañar la obra que el artista ha plasmado en la piel.

Publicado el 7 de septiembre de 2012 en Lo que debe saber sobre tatuajes y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Tema muito interessante. Gostp de ler tudo sobre tatuagens, pelo que tenho lido alguas coisas.
    Aprecio muito os “articulos” do meu amigo RICARDO DURAN VERGARA. Felicito-o por isso.
    Sou um homem com 81 anos, mas se fosse jovem aderia certamente a esta maneira de ver a vida.
    Continuem e FELICIDADES. Saludos ! CARLOS CALHEIROS SILVA – 14/9/2012 10:26 h.
    CARLOS CALHEIROS SILVA – Santa Iria de Azóia – PORTUGAL
    ccalheiros@netvisao.pt

  1. Pingback: ¿Qué hacer antes de tatuarse? | tatuajes y periodismo

  2. Pingback: Cómo cuidar un tatuaje recién hecho | tatuajes y periodismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: