Tatuajes + piercings = posible alcohólico


Por: Ricardo Durán Vergara/ @ricardoduranv

En un mundo lleno de exclusiones, rechazos, injusticias e hipocresía los estereotipos son algo normal. Por ejemplo, una persona colombiana es un drug dealer, un hombre con el pelo largo y ropa negra es un marihuanero y si la persona tiene tatuajes, expansiones o piercings es un drogadicto o un presidiario y así. Es decir, todo se basa en la apariencia y por eso el dicho popular: “todo entra por los ojos”.

Pero en Francia ahora existe un nuevo estereotipo: tatuajes + pierciengs = posible alcohólico.

Resulta que un estudio francés publicado en la revista Alcoholism: Clinical and experimental research, midió la tasa de alcohol de los participantes, el reflejo efectivo del consumo de la sustancia y su relación con los diseños en la piel.

La investigación realizada por el especialista en comportamiento, Nicolas Guéguen de la Universidad de Bretagne-Sud, arrojó como resultado que las personas tatuadas o con piercings consumirían más alcohol, únicamente porque tienen conductas más arriesgadas que los demás. En este orden de ideas, pienso, también hay más posibilidades de tener sexo no seguro, peleas y cualquier cosa que se puda derivar de una “actitud arriesgada”.

Sin embargo, Myrna Armstrong, investigadora y autora de varios artículos sobre tatuajes y perforaciones de la Universidad Tecnológica de Texas, también analizó las relaciones entre dichos factores y reprochó el hecho de catalogar de forma sistemática a las personas que tienen algún tatuaje o piercing como una persona de riesgo.

Entonces, si usted es una persona tatuada y ya está acostumbrado a ser observado en la calle y a que sus familiares le digan que los tatuajes son para personas “malas”, ahora tendrá que lidiar con que lo encasillen como persona arriesgada con la característica de que no guía ese riesgo a aspectos positivos sino todo lo contrario, los lleva a acciones que lo pueden perjudicar como beber en mayores cantidades o estar involucrado en peleas.

Más le vale que no se deje guiar por “el qué dirán” y no vaya a dejar de tener un tatuaje por la categoría en la que los demás lo puedan encasillar. Lo que sí puede hacer es ser prudente escogiendo la parte del cuerpo donde se quiere hacer el tatuaje, pero siempre siendo coherente con sus pensamientos.

Publicado el 17 de abril de 2012 en Artículos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: